7 pasos para realizar una política “Home office”

7 pasos para realizar una política “Home office”

Un programa para trabajar desde casa es muy atractivo tanto para los empleadores como para los colaboradores. Para muchos, el beneficio es un mejor balance vida/trabajo, pero algunas de las otras ventajas incluyen una mayor productividad y motivación en los colaboradores sin mencionar los beneficios “ecológicos”.

 

Si tienes colaboradores que trabajan desde casa, incluso si sólo es un día a la semana, es imprescindible que tengas pautas claras en tu política para realizar  “home office”. No poner atención a los detalles puede tener consecuencias graves, especialmente si tu colaborador no es supervisado de forma adecuada o la seguridad de su hogar no se ajusta a las normas.

 

A continuación, te indicamos algunos aspectos que debes considerar:

 

1. ¿Quién debe trabajar desde casa?

Todos los colaboradores son diferentes y debes ser capaz de reconocer cuál de ellos será productivo trabajando desde casa. Aquellos que necesiten una estricta rutina para producir resultados pueden no ser los más idóneos.

 

2. Equipo necesario

Dependiendo del rubro de tu empresa, es posible que debas entregar a tu colaborador equipo adicional para trabajar desde casa. Por ejemplo, ¿le pedirás que use su propia computadora o le facilitarás una laptop?

 

3. Salud y seguridad

Los empleadores tienen diferentes niveles de responsabilidad por los colaboradores que trabajan desde casa; es posible que debas incluir un apartado en tu política donde se estipule que puedes acceder a su hogar para analizar los riesgos de peligro.

 

4. Seguridad de la empresa

Confiarás información y documentación de tu empresa al colaborador estando fuera de ella. Así que no solo se trata de que pienses en el colaborador, sino en las otras personas que entran en su casa. ¿Cómo recuperas documentos si la relación laboral se termina?

 

5. Supervisión del desempeño

Muchas empresas utilizan software para dar seguimiento a la contribución de los colaboradores, pero si esto no es idóneo para tu tipo de empleo, ¿cómo garantizarás que estén trabajando en niveles óptimos? Debes pensar con cuánta frecuencia te comunicarás con ellos, incluso si es solo por correo electrónico.

 

6. ¿Cuáles son las motivaciones de tus colaboradores?

Debes dejar claro en tu política si esperas que los colaboradores trabajen en casa del mismo modo que lo harían en la oficina. Por ejemplo, no deben pensar que trabajar desde casa es una opción para cuidar niños.

 

7. Redacción de tu política

Mientras más detallada sea tu política, más fácil será solucionar desacuerdos respecto a los derechos de un colaborador.

 

La política también debe describir la jornada laboral que esperas de alguien que trabaja desde casa, motivo por el cual es tan importante que seas capaz de supervisar su desempeño. Si necesitas actualizaciones continuas, debes establecer si el colaborador deberá acudir a la oficina y con qué frecuencia.

 

Debes hablar del contenido de tu política y los procedimientos de evaluación de riesgos con el departamento jurídico.

 

La presente información solo está destinada a ser una guía. Si deseas saber lo que es adecuado para tu empresa, comunícate con tu departamento de Recursos Humanos o Jurídico o bien, contrata asesores externos.